El  Ayuntamiento de Aspe, a través de la Concejalía de Sanidad, ha comprado termómetros infrarrojos que permiten captar la temperatura sin contacto en la frente. El objetivo, según explica la concejala del área, Yolanda Moreno, “es controlar que las personas que están trabajando a atención al público no tengan fiebre, que es uno de los signos que aparecen en el  COVID-19 “.

 

Los termómetros se han repartido en diferentes edificios públicos y centros sociales como son el Ayuntamiento, Policía Local, Servicios Sociales, Pabellón Deportivo, Punto Limpio, Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil, Residencia de Ancianos Virgen de las Nieves, las dos viviendas tuteladas de la Asociación Propersonas con Discapacidad de Aspe (APDA), Almacén Municipal, Área de Recogida de Servicios Sólidos Urbanos (RSU) , Mantenimiento y Limpieza.

 

 

“En cada turno de trabajo se toma la temperatura en tres ocasiones: al entrar, a mediante y a la salida. De esta forma se comprueba que no tengan fiebre y signo del coronavirus”, explica la concejala de Sanidad y Primera Teniente Alcalde, Yolanda Moreno.

“Desde el Ayuntamiento estamos intentando poner todas las medidas de prevención que están a nuestro alcance. Se están desinfectando las calles, se están proporcionando mascarillas, principalmente a las personas de riesgo de están de cara al público, hemos proporcionado los termómetros, pero lo principal es que la gente que se quede en casa y solo salga en caso de necesidad básica”, advierte Yolanda Moreno, que también es sanitaria en el Hospital General de Alicante.