El sindicato CSIF pedirá mañana, en mesa sectorial de Educación, que Conselleria traslade a los tribunales de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) que “los criterios de evaluación sean acordes a la dificultad del examen de Matemáticas”.

La central sindical considera que la elevada complicación de las preguntas perjudica a alumnado y familias y deteriora el prestigio del profesorado valenciano.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) planteará a Conselleria que actúe y que transmita a los tribunales la instrucción de que “evalúen y corrijan en esa línea”.

El sindicato también trasladará que este tipo de examen “pone en tela de juicio el prestigio del personal docente valenciano debido a una prueba mal diseñada”.

CSIF explica que “la falta de idoneidad de la prueba” supone un perjuicio para todas las partes. Un mal resultado general baja la nota del alumnado y le dificulta acceder a las universidades que quiere elegir.

El sindicato recuerda que esa puntuación sirve para toda España. Una prueba excesivamente complicada en la Comunidad Valenciana supone restar posibilidades al alumnado valenciano frente al de otras autonomías.

Además, al rebajar su nota media cuestiona, al mismo tiempo, la labor de formación realizada por el personal docente valenciano durante años.
La central sindical lamenta que “se está cerrando puertas al alumnado valenciano, que lleva dos años preparando la PAU”.

También supone un perjuicio para las familias, “que asisten con impotencia a esta situación” y desprestigia la tarea docente, “ya que pone en entredicho el nivel formativo en la Comunidad Valenciana por un hecho aislado como es la falta de idoneidad de un examen”.