Se trata de la norma UNE 59300/2018 Calzado. Seguridad en el calzado de bebé e infantil. Propiedades físicas y mecánicas. Especificaciones y métodos de ensayo.

Esta norma tiene en cuenta aspectos como la resistencia al desprendimiento de adornos o piezas pequeñas que puedan ser tragadas o que puedan provocar riesgo de asfixia, las medidas dimensionales de cordoneras, lazos, cremalleras o bucles que puedan cortar la circulación o que puedan provocar tropiezos y caídas, la supervisión de anillas, hebillas, ojetes u otros elementos metálicos que puedan tener bordes afilados o cortantes que puedan producir heridas, o la resistencia al deslizamiento de las suelas de los zapatos, entre muchas otras cosas.

Además de estos riesgos físicos, existen otros derivados de la producción de las materias primas tales como los niveles de Cromo III y Cromo VI, Formaldehidos, Cadmio, etc. en pieles. Los niveles de níquel y plomo en piezas metálicas. Sustancias y alérgenos que pueden resultar muy peligrosas si no están controlados los niveles aceptados por el reglamento REACH (Registro, Evaluación y Autorización de Productos Químicos, de la Unión Europea)

dechics, la marca monovera de calzado de bebé, infantil, juvenil y junior realiza análisis periódicos de todas estas y otras muchas sustancias que puedan suponer un riesgo para los más pequeños.

Además, su dilatada experiencia y la de los grandes clientes que han acompañado a dechics, les ha permitido adquirir una conciencia de responsabilidad ante los problemas que pudieran surgir del uso de su calzado.

Así pues, dechics ha comenzado los trámites para la obtención del sello de calidad “ChildSAFETY” otorgado por INESCOP que garantiza la seguridad física y química del calzado de niño según la normativa vigente.

Un paso más para conseguir que los niños y niñas caminen felices…. Y seguros.