Enrique Corbí és un empresari monover que porta molts anys vivint fora de la ciutat conreant la seua professió magistralment a nivell internacional, relacionada amb el calçat .
La Teua Ràdio ha pogut parlar per telèfon amb ell, que actualment viu a Santa Bàrbara, Califòrnia, als Estats Units. 

Enrique Corbí

1. Enrique, ¿cuántos años hace que vives fuera de España?

Llevo 5 años en los Estados Unidos, anteriormente estuve 11 en Londres y 12 años entre Francia, Bélgica y España.

2. Tu vida está ligada a los zapatos y a la creatividad a nivel internacional y de relevancia. ¿Cuál es tu cargo actual dentro de la empresa? ¿Cuánto tiempo hace que te dedicas?
















Trabajo para la corporación Deckers, en Santa Bárbara, California. Deckers es propietaria de varias marcas de calzado, las principales son UGG, Hoka One One y Teva. Mi cargo es Director Senior del equipo de diseño de la colección hombre para la marca UGG, pero también superviso las colecciones de niño/a y las declinaciones de programas de hombre a mujer (unisex). Formo parte del equipo de management del grupo a nivel ejecutivo y contribuyo a varias otras cosas.
Además, reclutamiento de talento, estrategia interna de desarrollo de la marca UGG, optimización de recursos y más recientemente también estoy trabajando en estrategias de sostenibilidad y colaboraciones externas.
Me dedico al diseño, dirección creativa y desarrollo de marcas de calzado desde 1991.
 
3. ¿Cómo es tu día a día? Un día normal en tu vida.
Los días empiezan muy temprano, me gusta levantarme con el amanecer y suelo estar de pié a las 6h. Dependiendo de la agenda del día, dos opciones, – 1, ducha, desayuno y empiezo a preparar el día a las 7 o -2, los días que no tengo reuniones antes de las 9, suelo caminar en la playa enfrente de casa “Hendry’s Beach” durante 1 hora escuchando las noticias, o hablando con mis hijos o amigos en Europa por FaceTime. Me ponen al día de cómo están las cosas allí.
Acto seguido suelo meditar durante 15/20 minutos antes de la ducha. Lo llevo haciendo desde 2014 y me ayuda bastante a relativizar y poner en perspectiva las cosas importantes y las no tanto, personales y trabajo.
Una vez el día ha empezado, suelo preparar las prioridades para mi equipo dependiendo de la época del año en la que estemos. Ahora mismo estamos acabando Invierno 2021, pero ya hemos empezado Verano 2022.

«Images courtessy of Deckers Outdoor Corp. All rights and trademarks are the property of Deckers Outdoor Corp»

Trabajar con colecciones que se solapan es complejo y exige mucha energía y concentración, sobre todo en una marca global como UGG que factura 1.600 millones de dólares y cotiza en bolsa. La presión es enorme al ser una empresa pública y nuestro trabajo es juzgado cada día al milímetro por los inversores y los analistas financieros de Wall Street.
Las colecciones siempre deben ser innovadoras, comerciales y generar crecimiento. Me contrataron para estructurar la oferta de producto de forma innovadora y objetiva con respecto a las necesidades de los diferentes mercados mundiales pero sobre todo para generar crecimiento y añadir valor a la acción.
En 2016 la acción cotizaba a 42$ y a día de hoy ha rebasado los 200$, habiendo llegado a los 226$. Las colecciones han ido generando una media de entre 15% y 28% de crecimiento en los resultados.
Para comer soy muy Monovero de clase obrera y paro a las 13h en punto. No soporto comer delante del ordenador como hacen otros y prefiero aprovechar esa hora para leer las noticias otra vez, ver la bolsa y comer algo tranquilo.
Los días suelen acabar tarde dependiendo del progreso conseguido o de si tengo alguna cena o evento social en Santa Bárbara. Normalmente suelo dormir 6 horas que para mí es perfecto.
4. ¿Cómo estás viviendo esta época de incertidumbre por la expansión del coronavirus? 
Al trabajar con China, nosotros ya temíamos que algo gordo iba a pasar, pues nuestros propios empleados allí nos lo empezaron a decir desde Diciembre.
Al principio no le dábamos demasiada importancia. No obstante, Marzo fué terrible. Mi familia está en Europa y me sentí muy impotente y preocupado por no estar allí o no poder viajar rápido por las cuarentenas correspondientes si algo grave pasase.
Por fortuna Santa Bárbara es una comunidad muy segura, y la zona donde yo vivo está aislada de las áreas superpobladas, por lo que el confinamiento, aparte de muy aburrido está siendo bastante llevadero.
Mi familia también está bien. Aún así, va por días, unos mejor y otros peor. Lo más duro está siendo no ver a la familia desde Navidades, pues hemos tenido que anular todos los viajes que teníamos previstos para pasar las vacaciones juntos, semana santa, verano, y ahora seguramente también Navidad, con lo que no los habré visto durante un año entero.
Las oficinas en Santa Bárbara siguen cerradas y trabajamos desde casa. Lo más interesante es que somos una de las pocas empresas de calzado a nivel mundial que ha crecido durante la pandemia, junto con Crocs, Hoka y Birkenstock sobrepasando los objetivos establecidos.
Al menos saber que la parte laboral va bien es reconfortante, teniendo en cuenta el terrible clima de incertidumbre económica y la explosión del desempleo.

Enrique Corbí

5. Háblanos de los proyectos más destacados con los cuales has trabajado. 
Muchos, dependiendo de la época:
En los 90’s diseñé las zapatillas Lacoste para tenistas en Roland Garros, Henry Lecomte, Guy Forget, y también para el skiper francés Loic Peyron y su participación en carreras transoceánicas.
De 2002 a 2014 trabajé con Madonna, Sara Jessica Parker, diseñé los zapatos para una de las giras de los Red Hot Chilly Peppers, U2, Imagine Dragons recogieron su primer AMA con mis zapatos en sus pies, David Beckham, Diane Kruger., Audrey Tautou, Elijah Wood, Drew Barrymore, Nick y Barry Kamen, Estella Tennant, Jonny Depp, Le Bron James y más de los que ya ni me acuerdo.
– Recientemente desde 2016 he trabajado con Kanye West y Kim Kardashian-West, Tremaine Emery (Denim Tears), Ronnie Fieg (Kith), Heron Preston, Comme des Garçons, Atmos en Japón, Jeremy Scott, Rosie Huntington-Whitely, Rihana, Tom Brady, Kim Gordon de Sonic Youth, Virgil Abloh…
6. ¿Cuáles son tus proyectos a corto y medio plazo?
A corto plazo seguir vivo y sano para poder saltar en un avión lo antes posible y volver a Europa a ver a mi familia y mis amigos.
A medio plazo seguir con el programa de crecimiento de UGG, sobre todo el hombre y hacerlo llegar a los 500m$ de facturación en un periodo máximo de 36 meses/6 colecciones. Tan pronto como la pandemia afloje me gustaría pensar en otros proyectos paralelos a mi trabajo en UGG, pero antes tendría que estudiar las nuevas dinámicas de consumo post-Covid.
Los consumidores han cambiado sus prioridades y temo que el mercado nunca vuelva a ser como lo conocimos, aunque esto también es muy motivador como desafío.
7. Sabemos que eres una persona modesta y reservada, que quiere pasar desapercibida, pero déjame que te pregunte: ¿Cómo calificarías tu trabajo, tu proyección profesional?
Mi trabajo en el calzado me apasiona, pero si tuviese que volver a empezar, diseño industrial y arquitectura serían mis objetivos.
Pienso que aparte de haber trabajado muy duro, he tenido altos y bajos como todo el mundo pero siempre he intentado gestionar el riesgo en mis decisiones de una forma lo más racional posible. No siempre me ha ido bien. He tenido la inmensa suerte de haber sido formado por grandes profesionales del calzado en nuestro pueblo y también fuera.
Omito nombres por no querer ofender a alguien si me olvido, pero las personas que me han ayudado saben perfectamente quiénes son y qué significan para mí. Siempre tengo presentes los valores de humildad, honestidad, constancia, trabajar duro pero inteligentemente, perfeccionismo con los que crecí en Monóvar e incluso a día de hoy me rijo por ellos.
A nivel proyección, hay varias posibilidades. En un mundo ideal me gustaría poder seguir estando viviendo en California pero pasar más tiempo en Europa. En su día dejé pasar una oferta de Coach en NY como Director de Diseño, y teniendo en cuenta que fabrican en nuestra zona, no descartaría considerar esa posibilidad.

«Images courtessy of Deckers Outdoor Corp. All rights and trademarks are the property of Deckers Outdoor Corp»

8. ¿Sueles venir a Monòver? Tienes familia aquí, ¿verdad?
Tengo familia, amigos que son como familia o más que familia y una casa donde me encanta pasar tiempo recluido regenerándome, leyendo, disfrutando de la maravillosa naturaleza y paisajes de nuestra zona.
Por desgracia voy muy poco, 1 o 2 veces al año en el mejor de los casos, y cuando voy sólo lo saben los muy cercanos, simplemente porque no puedo dedicar tiempo de calidad a todos y no quiero ofender a nadie.
9. Enrique, La Teua Ràdio es un medio de comunicación local y comarcal que sigue gran parte de la población monovera. ¿Querrías decirles alguna cosa antes de despedirnos?
Poca cosa. Ser Monovero es un privilegio muy grande y es sólo cuando salimos fuera que nos damos cuenta de ello.
Los valores que nos inculcan cuando crecemos, al margen de prejuicios que a final de cuentas todos el mundo tiene, son fantásticos y debemos protegerlos y legarlos a las generaciones que nos relevarán.
La clase, el saber estar, el valor de las cosas sencillas, la humildad, la integridad…
Por desgracia Monóvar ha pasado por épocas terribles en diversos frentes que han sancionado el potencial de varias generaciones y directamente han afectado al desarrollo económico local. Debemos mirar al pasado glorioso de nuestra ciudad y a lo que fue su riqueza, la diversidad, artesanía, industrias varias, agricultura.
Quizá suene contradictorio viniendo de mi, profesional del calzado, una industria en pleno declive local, pero tengo plena confianza en las generaciones nuevas para que de una forma inteligente y sobre todo sostenible, ayuden a devolver a Monóvar esa energía y positivismo que nos ha definido siempre.
Uno puede estar donde quiera en el mundo, pero nada se puede comparar a un día de lluvia en la sierra de Monóvar, sea la Safra, La Solana, Beties, el Coto… El olor del romero mojado, del tomillo, y sobre todo del cantueso en flor son únicos y un monovero siempre lleva eso dentro donde sea que esté…