Los grupos de Establecimientos y de Espectáculos de la Policía de la Generalitat han sancionado a 669 establecimientos desde que se activó el segundo estado de alarma el pasado 25 de octubre por incumplir la normativa COVID-19. En este período, los agentes han inspeccionado o controlado 22.860 establecimientos y comercios en la Comunitat Valenciana, supervisando el cumplimiento de la normativa COVID-19 y de la Ley de Espectáculos 14/2010.

Publicitat.

Desde el inicio del segundo estado de alarma, la Policía de la Generalitat ha detenido a 21 personas por desobediencia; ha levantado 1.317 actas a personas que incumplían la obligación de usar mascarilla o que no respetaban la distancia persona de seguridad; y ha interpuesto otras 430 actas por saltarse el toque de queda.

En total, se han identificado 9.255 vehículos y a 16.901 personas, a las que ha informado del uso correcto de la mascarilla y de la necesidad de cumplir las medidas higiénico-sanitarias para evitar la propagación del coronavirus. Por otra parte, en el transcurso de estos controles se han impuesto 480 sanciones por tenencia o consumo de drogas o de armas.

Por otra parte, la Policía de la Generalitat ha realizado 2.130 patrullas en las estaciones y líneas de metro o tranvía de València y Alicante; y otras 933 patrullas en hospitales. Ha realizado 81 auxilios humanitarios.

La unidad adscrita de la Policía Nacional, en colaboración con los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad y las policías locales de las diversas poblaciones que han resultado confinadas durante el período del segundo estado de alarma, ha controlado los accesos a estos municipios para hacer efectivo su cierre perimetral y el cumplimiento de la normativa COVID-19 en sus establecimientos y áreas comerciales.

Desde el inicio de la pandemia también colabora en los dispositivos de recepción y custodia de material sanitario, y en la actualidad en la recepción y custodia de las vacunas contra la COVID-19.

Durante los próximos fines de semana y ante las nuevas restricciones decretadas por Consell que implican el cierre perimetral de las ciudades de más de 50.000 habitantes, la Policía de la Generalitat intensificará sus controles y operativos especiales de vigilancia.