El sindicato CSIF ha presentado hoy, a nivel nacional, un estudio que demuestra que hasta ocho de cada diez profesionales sanitarios han sufrido algún tipo de agresión física o verbal en los últimos cinco años.

En la Comunidad Valenciana la central sindical urge a Conselleria a mostrar los datos de accidentalidad del año pasado, que normalmente lo hace en junio de cada año, y pide más protección para personal de atención a domicilio y refuerzo de seguridad en los hospitales.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que esa encuesta a nivel estatal se ha realizado sobre una base 5.127 trabajadores de todo el país (enfermeras, médicos, auxiliares de enfermería, personal administrativo, técnicos de emergencias y de gestión y servicios).

Respecto al tipo de agresiones, la inmensa mayoría, hasta un 70,3%, son de tipo verbal (amenazas, insultos y vejaciones), y un 10,6%, físicas.

Los datos del estudio resultan también preocupantes en materia de seguridad, ya que casi la mitad de los profesionales afirma que han sido sus propios compañeros quienes han intervenido en su defensa cuando han vivido un episodio violento porque no cuentan con medidas concretas ni con la formación especializada para afrontarlo.

 

Foto: GVA Departament de Salut d’Alacant – Hospital General

CSIF considera que, aunque se han producido avances en la Comunidad Valenciana en protección de trabajadores, como poner paneles y vitrinas en mostradores, todavía existe una gran indefensión.

La central sindical ha planteado con insistencia a Conselleria que el personal de atención continuada reciba información, cuando se desplaza a un domicilio, sobre si en el lugar donde acuden reside alguna persona con antecedentes penales o involucrada en situaciones violentas.

La central sindical recalca la “indefensión” que sufre el personal de atención domiciliaria y también hace hincapié en la necesidad de más vigilantes de seguridad en los hospitales valencianos.

Estas cuestiones las ha trasladado a Conselleria de Sanitat, al igual que la importancia de incidir en medidas organizativas y en aumento de plantillas, ya que la sobrecarga asistencial y la escasez de tiempo en las consultas constituyen muchas veces el germen de conductas violentas por parte de algunos pacientes.