La Conselleria de Sanidad ha aprobado el Plan de Vacaciones y Refuerzos de Verano para este año 2020 para cubrir también las necesidades asistenciales de la población durante esta época del año, mantener la vigilancia de la pandemia y afrontar la vuelta a la normalidad tras haber tenido que hacer frente al estado de alarma como consecuencia de la COVID-19. La inversión total que se realizará será de 62.700.483 euros.

De este modo, este Plan supone, en primer lugar, la puesta en marcha del programa de Refuerzos de Atención Primaria y la habilitación de consultorios para la población desplazada, para dar respuesta asistencial básica a la afluencia turística en el período entre junio y septiembre.

Por lo que hace referencia al Plan de Vacaciones 2020 se destinará un total de 57.743.123 euros, de los cuales 52.929.118 euros se dedicarán a los diferentes departamentos de salud, 1.783.823 euros es el importe total destinado a los Hospitales de Atención a Crónicos y de Larga Estancia, mientras que el Servicio de Emergencias Sanitarias contará con un importe de 2.392.101 euros y el Centro de Transfusiones de la Comunitat Valenciana podrá contar con 638.080 euros dentro del plan.

 

Refuerzos de Atención Primaria: 422 profesionales

Para desarrollar el programa de Refuerzos de Atención Primaria está previsto contratar a 422 profesionales. En concreto, para reforzar la Atención Primaria, el programa cuenta con la contratación de 173 facultativos o facultativas y pediatras, 143 enfermeras o enfermeros y auxiliares de enfermería y 75 administrativos o administrativas y 31 celadores o celadoras. Para ello se van a destinar un total de 4.282.360 euros.

Plan de vacaciones 2020 en centros de Salud Pública

Además, el Plan conlleva el refuerzo en los centros de Salud Pública que supondrá una inversión total de 674.998 euros.

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, ha destacado “la importancia de incrementar al nivel más alto que jamás se ha alcanzado con esta inversión, tras el gran esfuerzo realizado por nuestros profesionales sanitarios y de salud pública en los momentos más duros de la pandemia y que permitirá que gocen de un merecido descanso, sin perder de vista la necesidad, tanto de ofrecer la mejor asistencia a la ciudadanía, como de mantener el sistema alerta ante posibles rebrotes de COVID-19”.