Ya estamos de vacaciones,  acabaron los campus de verano y los niños están en casa,  llegó el momento de disfrutar de la compañía familiar las 24 horas del día, ….y ahora que….

Pues ahora  ¡No hay tiempo para aburrirse!, tenemos una magnífica oportunidad para generar momentos  que guardarán en su memoria eternamente, aprovechémosla

En La Teua Radio te ayudamos a planificar el verano con  actividades para toda la familia.

Cada día 3 juegos nuevos:

–          Juegos para quedarnos en casa

–          Juegos para disfrutar del aire libre

–          Juegos para hacernos pensar

Y empezamos hoy  a sembrar en el mañana.

Día 4:

–          Para quedarnos en casa

“Director de orquesta”

Todos los participantes se ponen en un círculo, menos uno que tiene que salir un momento de la habitación, mientras uno de los jugadores está fuera, los demás deciden quién va a ser el director de la orquesta.

El director hace ver que toca un instrumento y los otros tienen que imitarle.

Cuando el jugador que estaba fuera de la habitación vuelva a  entrar, tiene que adivinar quién es el director de la orquesta.

Tiene que ir discretamente, cambiando  de instrumento y los otros le imitaran.

Cuando el que estaba fuera  descubra quién es el director, se cambiarán los papeles  y saldrá de la habitación.

-Para jugar al aire libre

“A por el palo”

Para este juego se necesita 4 jugadores, una cuerda larga y 4 palos de madera, o cuatro ramitas.

Primero atamos los dos extremos de la cuerda entre sí.

Después los cuatro niños deben sujetar la cuerda, de manera que formen un cuadrado.

Detrás de cada jugador, a uno 3 metros, se clava un palo en el suelo.

Cada niño debe ocupar su posición en una esquina del cuadrado tirar  de la cuerda hasta conseguir tocar su palo.

El primero en tocar  el palo, gana.

 

-Para hacernos pensar

“La Sandía con pelo”

Pide a los papas que corten por la mitad una sandía, saca con una cuchara la pulpa y resérvala  para hacer más tarde un buen postre.

Mientras vuelve a llenar con algodones  humedecidos, la mitad de la sandía y esparce semillas sobre el algodón y mantenlo siempre húmedo hasta que empiecen a brotar las semillas.

Verás cómo pronto le salen pelos verdes.