La Guardia Civil ha detenido a un grupo criminal formado por tres hombres, de nacionalidades lituana, ucraniana y polaca (de 40, 43 y 46 años), como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, falsificación documental, blanqueo de capitales, defraudación fluido eléctrico y grupo criminal.

Se dedicaban al cultivo, elaboración y distribución de marihuana, habiendo habilitado para ello hasta cuatro plantaciones, ubicadas en los términos municipales de Crevillente y Hondón de los Frailes (Alicante). Se han incautado un total de 2.651 plantas, 40 kilos de cogollos y 80 gramos de hachís.

El pasado mes de marzo, agentes del Área de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil de Crevillente (Alicante) iniciaron una operación relacionada con un grupo criminal, formado por ciudadanos de Europa del Este, dedicado supuestamente al cultivo, elaboración, distribución y venta, a nivel europeo, de cannabis sativa.

 

 

Durante las primeras averiguaciones, y tras el estudio pormenorizado de su forma de actuar, se obtuvieron indicios de que estas personas pudieran estar conectadas con otras operaciones policiales anteriores, dirigidas por los mismos agentes, en las que era habitual disponer de varias plantaciones indoor a pleno rendimiento, en diferentes viviendas situadas sobre un radio de pocos kilómetros a la redonda.

La figura del líder también estaba perfectamente definida y él decidía la función que tenía que cumplir cada integrante, como por ejemplo, quién debía acudir a una u otra plantación para realizar labores de recogida, de mantenimiento o de vigilancia. También determinaba los vehículos que debían utilizar y cuándo se procedería a la distribución de la marihuana ya envasada.

Una vez ubicadas las diferentes plantaciones (un total de cuatro): dos en Crevillente, una en San Felipe Neri-Crevillente y otra en Hondón de los Frailes, se decidió proceder a la fase de explotación. Dos de los detenidos fueron sorprendidos justo cuando acudían en su vehículo a una de las viviendas, mientras que el tercero fue detenido durante el registro de uno de los chalets de Crevillente, donde se encontraba realizando labores de vigilancia.

En estos cuatro registros se aprehendió la cantidad de 2.651 plantas de marihuana en su última fase de crecimiento, 40 kilos de cogollos embasados al vacío, 80 gramos de hachís, aparatos de aire acondicionados y elementos para la instalación de este tipo de cultivos, y 4 vehículos empleados en la actividad ilícita.

En cuanto a la posible distribución de los cogollos ya preparados, se intervinieron 6 palets de latas de conserva de tomate donde pretendían introducir  la marihuana, para su posterior transporte y distribución a Europa.

Los tres hombres fueron detenidos como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, falsificación documental, blanqueo de capitales, defraudación fluido eléctrico y grupo criminal; y además, al nacional polaco se le detuvo por constar sobre él una Orden Europea de Detención.

Todos han ingresado en prisión, tras su puesta a disposición de la autoridad judicial.